Tan solo cuatro días después de haber cumplido 48 años de edad, y victima de un infarto fulminante murió este lunes 2 de septiembre el pastor adventista Alejandro Veloza Jay, quien fue sorprendido por la fatalidad cuando se encontraba con estudiantes del centro educatico perteneciente a la Iglesia Adventista de San Andrés.

Veloza Jay había nacido en la isla de San Andrés el 29 de agosto de 1965 y termino sus estudios universitarios en Unac de la ciudad de Medellin, posteriormente regresó a San Andrés y dada su condición de cristiano adventista se vinculó con la organización Mision de las Islas Colombianas, perteneciente a esa congregación religiosa, por lo que se desempeñaba como rector del colegio Modelo Adventista.

La fulminante afección cardiaca se presentó en la sede del colegio Modelo Adventista en el sector de Cove Sea Side, perimetro Circunvalar, donde algunos de sus estudiantes intentaron socorrerlo pero fue en vano.

Inmediatamente se conoció la noticia, sus estudiantes y alumnos egresados hicieron saber sus condolencias y pesar por este hecho luctuoso que causó gran conmoción en circulos socialesn y educativos del Departamento.

Una de sus estudiantes, identificada como Ketty Laura Cantillo dijo que el Pastor Alejandro Veloza Jay , siempre fue para nosotros sus alumnos un mar de sabiduría y un océano de paz, mi familia siempre agradecida con sus consejos y su guía; San Andrés sufre una gran pérdida hoy con su partida, nuestras condolencias a su familia. Lo llevaremos siempre en nuestros corazones.

Flor Solange Puentes dijo a través de Facebook sobre la muerte de Veloza Jay: Que grande tristeza siento, una noticia devastante... no es justo.  Gracias, gracias y mil gracias por todos tus consejos y enseñamientos, gracias por haber estado siempre presente y aún estarás presente en mi corazón. Mis más sinceras condolencias a su familia...RIP

Liz Dayana Suarez dijo en su cuenta de Facebook: Como resignarse a la ausencia de una persona que siempre encontraba las palabras perfectas el momento adecuado y la situación ideal para hacernos sentir llenos de paz. Aún cuanto más lo necesitamos siempre fue un excelente orientador y su trabajo siempre tuvo muy buenos frutos. Ojala Dios y usted desde el cielo puedan darle fortaleza a su familia muchas gracias por todo lo que me enseño siempre lo tendré en mi corazón